25 oct apruebo CC PVVIH

FChPositivo #Aprobamos: Por una nueva constitución para las personas viviendo con VIH

El 25 de octubre del 2020 Chile vivirá un momento histórico en la apertura del proceso constituyente que permitirá modificar la actual constitución establecida en el año 1980 bajo el gobierno dictatorial de Augusto Pinochet. La oportunidad de esta nueva constitución permitirá ejercer a diversos agentes sociales uno de los actos más democráticos y participativos de los últimos 30 años. Esto podría significar que una serie de derechos humanos fundamentales sean realmente garantizados y protegidos por el Estado Chileno.

Como fundación, creemos que es importante una nueva constitución que garantice los Derechos Sexuales y Reproductivos como Derechos Humanos, ya que actualmente, las políticas públicas del país en esta materia solo se han enfocado en abordarlas de manera discriminatoria, estigmatizadora y conservadora. Este proceso permitirá visibilizar ciertas temáticas que habitualmente no son tan fáciles de visibilizar en otros contextos políticos ya que no están dadas las condiciones sociales, comunicaciones o políticas para que estas agendas puedan tener presencia en el debate nacional.

Jaime Romaní, Presidente de la Sociedad Chilena de Sexualidades SOCHISEX destaca la importancia de este proceso ya que actualmente, no todos los derechos sexuales se respetan en el país. En el fondo hay dos contextos que son muy importantes ya que por un lado, sabemos que hay algunas leyes que hoy en día existen o se han dado como respuesta frente a las necesidades de ciertas personas o ciertos grupos, como por ejemplo la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en tres causales, también algunas leyes de antidiscriminación o Ley Zamudio, la Ley de Identidad de Género, el Acuerdo de Unión Civil, etc, que se han presentado como propuesta a la respuestas a necesidades importantes que tienen las personas en nuestras sociedad, pero, no son las únicas e incluso en sí mismas son muy limitadas. Y por otro lado, hay que entender que los derechos sexuales son clave porque están estrictamente relacionados con nuestro bienestar, es decir, con nuestra salud sexual, y también con el placer sexual. Es imposible desarrollar una vida sexual plena y una salud sexual plena (este bienestar generalizado físico, psicológico, etc,) respecto a nuestra sexualidad sin que nuestros derechos sexuales no se vean respetados.

¿Por qué es importante una nueva constitución para las personas seropositives?

Para las  personas viviendo con VIH (PVVIH) hay ciertos marcos generales que están presentes en la discusión del debate constitucional, los cuales promueven que ciertos principios y derechos estén consagrados en la constitución, tales como la seguridad social, el trabajo, el derecho a la salud, a la educación y también otros derechos que son más progresivos y que se ven a posterior de la aplicación de estos; tales como el bienestar y calidad de vida. Los derechos son transversales y están interconectados entre sí. Cuando se habla de derecho a la salud, vivienda, educación, vivir en un ambiente libre de contaminación, etc, hay una serie de derechos que pueden estar establecidos en diversas constituciones, tratados internacionales o en declaraciones políticas, pero a la hora de encontrar su aplicación en la vida de ciertos grupos de personas o personas individuales, los derechos no pueden ser válidos por sí solos ya que siempre hay otras dimensiones que permean su aplicación (o no) o la vulneración y violación de estos.

Por lo tanto, la interconexión que hay entre los derechos en sí, van a permear siempre a los distintos grupos de la población que también están vinculados a la pandemia del VIH. Sobre esto, Iancu Cordescu, Director Ejecutivo de la Fundación Chile Positivo profundiza mencionando que Cuando hablamos que estos derechos están interconectados tiene que ver en cómo promovemos estos derechos que impactan o inciden directamente en la calidad de vida o en el bienestar de las PVVIH, hay que abordarlo desde una mirada en cómo los determinantes sociales de la salud con la actual constitución, incidieron en la epidemia. Muchas de las personas que vivimos con VIH es porque el sistema de salud, el sistema educativo, político y cultural que se rige con la actual constitución, no nos permitió desarrollar nuestros derechos en plenitud y por eso adquirimos VIH. Los determinantes sociales de la salud que van impactar no solo en la epidemia del VIH sino que en otras enfermedades u otras situaciones de salud, sociales, educación, etc tiene que ver con el sistema político que se ve regido por una constitución.

Además, es importante mencionar que no basta solo con hablar de derechos sino que también es necesario destacar la responsabilidad y el marco de acción que debiese tener el Estado en cuanto a la prevención del VIH y también, sobre aquellas políticas de atención, cuidado, tratamiento, calidad de vida y bienestar para las PVVIH, además de generar las condiciones para que estos derechos tengan garantía.

¿Qué derechos deberían estar garantizados en una nueva constitución?

En consulta con les voluntaries de la fundación, se explicitaron una serie de derechos que debieran ser parte de esta nueva carta magna. Los derechos destacados son los siguientes:

1. Educación sexual integral obligatoria desde la primera infancia y en todos los niveles.

2. Aborto libre, legal, seguro y gratuito para todes les cuerpos gestantes.

3. Reproducción asistida sin sesgo heterosexual (in vitro, inyección intracitoplasmática, etc).

4. Ligadura de trompas/vasectomía desde la adolescencia sin autorización del tutor.

5. Tratamiento gratuito e integral para la transición sin edad mínima (psicológica, hormonal y física de desearse).

6. Toallas higiénicas/copita menstrual repartidas en los establecimientos de salud y los colegios.

7. Mastectomía asegurada para las personas que la soliciten luego de algún cáncer/tratamiento/cirugía.

8. Legislación para la violencia obstétrica.

9.  Legislación con perspectiva de género para los temas de violencia sexual.

10. Derecho a la información oportuna y efectiva sobre métodos de anticoncepción y prevención de infecciones de transmisión sexual.

11. Derecho a vivir la sexualidad de forma plena.

12. Derecho a escoger el género y nombre social que más nos acomode.

Desde la Fundación Chile Positivo decimos ¡Apruebo y Convención Constitucional!. Esperamos que los diferentes miembros de la sociedad civil y en específico de las organizaciones sociales que trabajan con personas viviendo con VIH, sean representadas en esta nueva carta magna y finalmente, se dé una respuesta responsable al VIH que garantice el derecho al máximo nivel alcanzable de salud, el derecho a una Ley de Educación Sexual Integral, el derecho a la no discriminación e igualdad, entre otros derechos interconectados relacionados con la comunidad de personas seropositives en Chile.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *