#PreguntamePrimero: HACIA UNA CULTURA DEL CONSENTIMIENTO

Crear una cultura del consentimiento es un trabajo conjunto que requiere que todes participemos activamente en cambiar las formas en las que nos relacionamos con otres. Debemos resaltar la necesidad de que dentro de toda interacción en que se involucre a más personas debemos preguntar para obtener un permiso o una autorización antes de actuar. De esta forma haremos frente a la cultura de la violación que ha estado presente normalizando y justificando la violencia sexual. 

A continuación, hemos definido algunos temas relevantes para impulsar la creación de la cultura del consentimiento, prevenir agresiones y eliminar la cultura de la violación.

  1.  Incorporar la Educación Sexual Integral desde la infancia, es necesario incorporar desde la primera infancia, de forma gradual y progresiva la importancia que tiene el respeto sexo-afectivo en cualquier tipo de relación, las cuales se deben centrar en la consideración, la empatía y la reciprocidad de las decisiones tomadas por cada une de les actores.
  2. BASTA de cosificar al otre, cada persona tiene la total libertad y autonomía de decidir sobre qué hacer o no con su cuerpo, y esto no puede ser pasado a llevar por ningún motivo. Para lograr una cultura del consentimiento es necesario no ver al otre como un objeto que satisface deseos, sino como un ser emocional y  con capacidad de decisión, al cual se debe respetar.
  3. Énfasis en la comunicación y el deseo, corresponden a elementos primordiales en el desarrollo de cualquier interacción, en las cuales se debe mantener comunicación tanto verbal como no verbal del consentimiento entregado a cualquier práctica, ya que deben ser aprobadas de forma voluntaria y con base en el deseo.
  4. Dejar masculinidades nocivas y NO culpabilizar a las víctimas, es importante generar debate en torno a la masculinidad, para eliminar  la normalización de conductas que pueden dañar a otres al ignorar si están o no consintiendo, pues ignorar la existencia de este implica someter a la otra persona a un acto del que no desea participar.Cualquier acto sexual no consentido es agresión y es responsabilidad de quien lo comete, NO de las víctimas.
  5. Aceptemos un NO como respuesta. Al preguntar siempre debemos considerar el obtener un NO. Que el otre manifieste una respuesta negativa no implica un daño moral, un ataque o un insulto, es importante aceptar que el otre simplemente está haciendo uso de su autonomía corporal y capacidad de tomar decisiones. Puede causar incomodidad recibir una respuesta negativa pero debemos entender que son emociones displacenteras que podemos aprender a gestionar.
  6. Esclarecer límites y decisiones en la interacción sexual, en toda interacción se deben establecer y respetar los límites y decisiones tomadas por les integrantes, las cuales son de total voluntad y no deben ser cuestionadas o persuadidas. En este sentido, los límites del consentimiento no son difusos como se nos ha hecho creer, por el contrario están clarificados y especificados.
  7. Cuestionar la sexualidad de los medios de comunicación, se tiende a presentar elementos asociados a la sexualidad y al afecto que difieren de la realidad por su nivel de ficción e idealización de las interacciones, en donde frecuentemente se romantiza la violencia o se promueve a la misma como sinónimo de deseo sexual.

¡TE INVITAMOS A CONSTRUIR JUNTES LA CULTURA DEL CONSENTIMIENTO!

Puedes compartir este contenido o descargar el material gráfico que te dejamos a continuación.

NOTAS RELACIONADAS

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *